desabasto

Aumenta la necesidad de almacenaje frente a un otoño de desabasto

La Guerra de Ucrania, el desabasto, los continuos confinamientos en China, la inflación y el aumento de los costos de la energía continúan haciendo estragos en la cadena de suministro mundial. Un almacenaje smart se convierte en más importante que nunca.

Esta semana leemos los problemas de desabasto de medicamentos en medio de la quinta ola de COVID -19 https://enfarma.lat/index.php/noticias/5804-continua-desabasto-de-medicamentos-en-mexico-unefarm

Además, varios indicadores prevén la caída del comercio mundial este otoño, como por ejemplo la disminución en los costos de los fletes, tal como anuncia el Baltic Dry Index, el principal índice de referencia del sector. Esta caída hace suponer una disminución de la economía mundial y con ella una presumible recesión

https://logistica.cdecomunicacion.es/noticias/sectoriales/54046/el-comercio-mundial-de-mercancias-se-estanca-segun-la-omc

Sin embargo, también existen noticias alentadoras como por ejemplo que las materias primas agrícolas se han convertido en un refugio seguro ante la inflación y la incertidumbre https://www.estrategiasdeinversion.com/analisis/bolsa-y-mercados/informes/temor-a-la-recesion-las-materias-primas-agricolas-n-552731

Luis Enrique Sánchez, Director de la empresa logística Hébora Park, comenta que “el aumento de los costos de producción y la escasez de productos, hacen suponer que en los próximos meses aumentará la necesidad de un mayor stock de diversas mercancías, entre ellas las materias primas, para hacer frente al desabasto, y así dar salida a la demanda existente”.

Miedo al desabasto

“Notamos en nuestros clientes la necesidad de encontrar refugios seguros en los almacenes para sus mercancías. Cada vez recibimos más consultas de empresas preocupadas por el desabasto, y que necesitan almacenar con urgencia”.

Sin embargo, ante la incertidumbre actual que provoca desconocer la duración e intensidad exactas de la crisis, los clientes demandan nuevas formas de almacenaje.

Las empresas buscan un almacenaje inteligente y flexible, con el que no estén “atados” a contratos que les obliguen a estar un número mínimo de meses ni con un mínimo de espacio rentado, incurriendo en elevados costos. Asimismo, quieren agilidad; poder almacenar inmediatamente, y darle un salida rápida a la mercancía en cuanto exista la necesidad. Y, por supuesto, irse cuando quieran, sin compromiso”.

Estas nuevas necesidades suponen un reto para las empresas logísticas, obligadas a actuar muy rápido y a invertir en tecnología para la gestión digital de stock, que acelere y eficiente la capacidad de mover la mercancía en cuanto necesario, para no perder oportunidades de negocio.

“Además, las empresas demandan una garantía de seguridad 24×7. Los almacenes logísticos necesitamos vigilancia física, pero también electrónica, para ofrecer tranquilidad a unos clientes que confían inversiones muy valiosas con nosotros”, concluye Luis Enrique Sánchez.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.